Nosotros

Recuerdo aquel primer año de carrera a la que llegué tarde, toda llena de asignaturas esdrújulas: Archivística, Catalogación, Bibliografía, Biblioteconomía… ¡Ay, Biblioteconomía! ¡Cuántos se habrán reído de mis estudios por la palabrita!… Pero fue allí, en esa aula de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza en la que dábamos biblioteconomía con las persianas rotas y sin Internet ni ordenadores, donde descubrí que el todopoderoso copyright, no era tan poderoso.

Todo empezó el día de presentación de la susodicha asignatura cuando nos explicaron la estructura que iba a tener y mi querida profesora Orera nos dijo:  …y además de los exámenes cuatrimestrales, al final del curso tendréis que presentar un trabajo exhaustivo sobre algún aspecto de las bibliotecas y su funcionamiento o contexto… A partir de ese momento no pude escuchar una palabra más.

¡Una presentación que necesitaba de todo un curso de trabajo! ¡Tendrá que ser enorme y nunca había hecho algo así! Pensaba para mis adentros… bueno, si soy sincero… esta sensación de premura nació seis meses después y sólo creció en el momento en el que la cercanía de la fechas de presentación se hizo palpable en mis compañeros.

Pasó el tiempo y la primera jornada de universidad ya quedaba lejana, así lo sentía cuanto menos , y seguía sin elegir un tema que me interesara. Pero llegó un día en el que esa clase de biblioteconomía, que reconozco que no era mi favorita, se tornó muy interesante. Curiosamente el mismo día nos recordaban: …Bueno, ya sabéis que sólo quedan 2 meses y medio para hacer el trabajo y algunos aún no me habéis dado el tema… imagino que a pesar de eso ya lo tendréis claro… El aviso llegó al principio de la hora y media de teoría y con una sonrisilla de complicidad. El resto del tiempo estuvo salpicado de legislación referente a las bibliotecas y sus respectivas y necesarias explicaciones.

Ante lo ameno de la temática, mis compañeros y yo manteníamos una cara de circunstancias que, en su caso era para no mostrar su aburrimiento, y en el mío, porque estaba preocupado ante el recordatorio de la profesora Orera. Y es que no tenía tema para el trabajo y parecía que a estas alturas no sólo era recomendable, si no imprescindible. Pero fue entonces cuando surgieron las dos palabras que cambiaron mi visión de la carrera por completo, Dominio Público.

Tenían poca importancia en el libro de texto y por falta de tiempo, casi no tuvieron espacio en la clase magistral de la profesora Orera. Lo único que pudo hacer fue explicar rápidamente sus características principales, nos dijo: … y básicamente, resumiendo… por ejemplo, un libro pasa a dominio público cuando han transcurrido 70 años de la muerte del autor… eso quiere decir que los derechos de autor, digamos económicos, no de autoría y morales, dejan de tener validez y que…

Sonó la puerta de clase, nos habíamos pasado de tiempo y el siguiente profesor de la siguiente clase esperaba junto a sus alumnos al otro lado de la puerta, nervioso el primero, despreocupados los demás. La explicación terminó en ese momento: … perdón… nos vemos el jueves… seguiremos donde estábamos…. Aunque no lo hicimos.

Salimos de clase con prisas, yo me quedé fascinado con la idea de que la cultura podía ser libre y aún encima por ley. Ya tenía tema para mi trabajo y a partir de ese día, me fui especializando en la temática de las alternativas al copyright, el dominio público me llevó al copyleft, el copyleft a las licencias creative commons, estas al software público y a las licencias GNU; y todo esto a los repositorios. Así me vi tratando de aplicar estas ideas e ideales a todos los trabajos que realicé en la universidad, primero en la diplomatura y culminando con el Trabajo de Fin de Grado:

Análisis del paisaje nacional de repositorios de investigación: Directrices DRIVER

Finalmente, con experiencia y fracasos laborales en el ámbito digital, me decidí por el Máster Universitario en Documentación Digital de la Universidad Pompeu Fabra y hete aquí que os presento mi Proyecto de Fin de Máster, Literatura Libre. 

Contacto